Grupos copartes del FCAM reflexionan sobre su participación en la CSW61

Como cada año representantes de los Estados Miembros de las Naciones Unidas, organizaciones de la sociedad civil, feministas y organizaciones de mujeres, se reunieron para participar de la 61ª Sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW61 por sus siglas en inglés). El tema prioritario de este año fue el empoderamiento económico de la mujer en el cambiante mundo del trabajo.

La Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer es el principal órgano internacional intergubernamental dedicado exclusivamente a la promoción de la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer. Desempeña una labor crucial en la promoción de los derechos de las mujeres, documentando la realidad que viven en todo el mundo y elaborando normas internacionales en materia de igualdad de género y empoderamiento de las mujeres. Fuente: Onu Mujeres

Larissa Escobar, integrante del Movimiento de Mujeres Indígenas Wangki Tangni, de Nicaragua y Maritza Velásquez, coordinadora de la Asociación de Trabajadoras del Hogar, a Domicilio y de Maquila (ATRAHDOM) de Guatemala, participaron – con apoyo del FCAM–en la CSW61 que se realizó en marzo pasado en la Sede de las Naciones Unidas en New York. Ellas nos compartieron sus reflexiones sobre las sesiones y sus impresiones sobre el evento.

¿Podrían contarnos acerca de su participación en la CSW? ¿Es la primera vez que participan?

Larissa: Wangki Tangni ya había tenido la oportunidad de participar en la CSW. Ir a este tipo de eventos y poder participar es una experiencia enriquecedora. Conocer el trabajo que hacen las diferentes organizaciones alrededor del mundo y poder compartir el trabajo que hacemos desde nuestra organización, es un logro.

Maritza: Era nuestra primera vez en la CSW. Nos acreditamos por medio de la Secretaría de la Mujer de Guatemala. Fue una experiencia buena que nos permitió conocer a mujeres sobre todo de Latinoamérica. Es una experiencia que nos da la oportunidad de hablar sobre la situación de las mujeres alrededor del mundo.

¿Cuáles eran sus objetivos al participar en este espacio?

Larissa: Nuestro objetivo era visibilizar  y hacer incidencia para incorporar temas en las agendas políticas. Queríamos reflejar el trabajo de protección y justicia ambiental  que realizan las mujeres indígenas y el de reconocer las experiencias de emprendimientos económicos que las mujeres indígenas están protagonizando. Hacer visible el emprendimiento de las mujeres indígenas tienen como eje central la colectividad y como objetivo, el bien común.

Maritza: Nuestro principal objetivo era pedir a los Estados Miembros que se ratifique el Convenio 189 en los países donde no se ha ratificado y que se implemente en los países donde ya está ratificado. También poner en la mesa la inclusión de un salario mínimo para las trabajadoras domésticas. En Centroamérica sólo Costa Rica lo ha logrado.

¿En qué sesiones participaron? ¿Qué les parecieron?

Larissa: Como Wangki Tangni participamos en el Conversatorio Intergeneracional: Retos y logros para el empoderamiento económico de las mujeres, las jóvenes y las niñas indígenas. Como organización tuvimos una intervención sobre los diferentes tipos de violencia que viven las mujeres indígenas. También participamos en una reunión de coordinación de mujeres indígenas con el fin de compartir información e intercambiar experiencias y articular estrategias de incidencia en el marco de la CSW61.

A la vez estuvimos presentes en un evento paralelo llamado “Desafíos y oportunidades para lograr la equidad de género y el empoderamiento de las mujeres y niñas Indígenas”. Como organización tuvimos la oportunidad en participar en una importante reunión sobre los derechos humanos de las mujeres que se llevó a cabo bajo la sombra de las políticas anti-inmigrantes.

Maritza: Participé en varias sesiones como “Salario, Seguridad Social, Empoderamiento Económico de las Mujeres”. Estuve presente en la lectura final del documento y aparte presencié dos reuniones alternas con mujeres de organizaciones de Latinoamérica para hablar de diversos temas, incluso se habló de las mujeres en El Salvador que están siendo condenadas por el aborto. También participé en el foro sobre trabajo doméstico, donde expuso Ernestina Ochoa.

¿Tuvieron la oportunidad de involucrarse en las negociaciones? 

Larissa: Luz Marina participó en una sesión de negociaciones para consensuar y gestionar temáticas relacionadas a las diferentes organizaciones.

Maritza: No, no pude estar presente en negociaciones.

¿Creen que se les da suficiente atención a los temas ambientales y de justicia ambiental en espacios como la CSW?

Larissa: Se visibiliza mucho el reconocer el manejo de las tierras y territorios de las mujeres indígenas, incluyendo los derechos colectivos, el apoyo a las actividades productivas y económicas de las mujeres y jóvenes indígenas, las prácticas tradicionales y saberes ancestrales de los pueblos indígenas. Se incluye a las organizaciones y representantes mujeres y jóvenes indígenas en la formulación de políticas públicas. También se le dio atención a la promoción de la justicia ambiental en función de la protección de las defensoras de derechos humanos, especialmente las que defienden la tierra y los recursos naturales.

¿Cuáles fueron los temas con más dificultad que se trataron en la CSW61?

Maritza: Las temáticas con mayor dificultad fueron el tema de los salarios y el tema del Convenio 189. Los temas estaban centrados en el empoderamiento económico y en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

¿Cuáles consideran que fueron los aportes de sus organizaciones en la CSW61?

Larissa: Aportamos visibilizando las experiencias de emprendimientos económicos que las mujeres indígenas están protagonizando. También aprovechamos el espacio para que adoptaran recomendaciones de asistencia técnica cultural, apropiadas para las mujeres indígenas. Que sean reconocidos los servicios ambientales como bienes públicos y que se reconozca con respeto los conocimientos, las culturas y las prácticas tradicionales de los pueblos indígenas.  Otro aporte que tuvimos fue en el conversatorio con la Coalición sobre la Erradicación de la Violencia en la Juventud, y en el tema de la diversidad  y del rescate cultural.

Maritza: Mis aportes se centraron en continuar la lucha por la ratificación del Convenio 189 en Guatemala. Mi búsqueda allá era dar recomendaciones para persuadir al Congreso de la República y que se ratifique el Convenio. Por otra parte traer el documento y poder mostrarlo a otras personas, es una herramienta útil que debemos empezar a utilizar.

¿Cómo podemos fortalecer la agenda feminista en la próxima sesión de la CSW?

Larissa: Haciendo un trabajo de articulación y haciendo un cabildeo con las mujeres en general para unificar criterios en los documentos de negociaciones ante la CSW.

Maritza: Tenemos que articularnos, si hay una mayor articulación, debemos evitar llegar dispersas. También debemos trabajar una sola agenda y decir esto es lo que necesitamos. Llevar la agenda con algunos temas y no muchos, por ejemplo exponer entre 3 o 5 temas fundamentales en lo que garanticemos que podemos avanzar.

 

Documento con conclusiones convenidas en la CSW61 (versión en inglés): http://bit.ly/2oqDAZi

Para más información sobre la CSW61 visitar sus redes sociales y sitio web: 

Facebook: https://www.facebook.com/UNCSW/

Twitter: https://twitter.com/UN_CSW

Sitio web: http://www.unwomen.org/es/csw/csw61-2017

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *